Tipos de drogas.

Hoy, desde Clínica Antolex, hablaremos y conocéremos los principales tipos de drogas que existen y sus principales efectos negativos.

  • Anfetaminas. Las anfetaminas son compuestos sintéticos que actúan sobre el sistema nervioso central y a pesar de estar institucionalizados y prescribirse para el tratamiento de ciertos trastornos si no se hace un uso adecuado de ellas puede crear adicción. Entre sus principales efectos está la disminución de la sensación de hambre y sueño, aumento de la presión arterial y ritmo cardíaco, sensación pasajero de bienestar y dependencia psíquica bastante intensa.
  • Cannabis y sus derivados. Son sustancias no institucionalizadas que provienen de la hoja de la planta Cannabis sativa. Generalmente, provoca alucinaciones visuales y auditivas, sensación de bienestar y excitación. Además, los consumidores habituales muestran un menor rendimiento cognitivo y dependencia psíquica.
  • Cocaína. La cocaína es otra de las sustancias no institucionalizada que se extrae de la hoja de coca. Tiene una acción estimulante y también propiedades anestésicas locales. Cuando el consumo es prolongado provoca dependencia física y psíquica además de, un deterioro progresivo de las funciones cognitivas.
  • Opiáceos. Son sustancias derivadas del opio que se pueden dividir en naturales como la morfina o sintéticas como la heroína. Los opiáceos son un tipo de analgésicos utilizados para aliviar el dolor o provocar sueño. Cuando existe una dependencia a opiáceos suele aparecer dependencia psíquica y física fuerte, síndrome de abstinencia, tolerancia a los opiáceos e incluso, la muerte.
  • LSD. La traducción al español sería Dietilamida ácido lisérgico. Se trata de una sustancia psicoactiva que altera la conciencia.
  • Alcohol. El alcohol se produce por la fermentación de vegetales por acción de levaduras que transforman el azúcar o almidón en alcohol. Entre los efectos principales se encuentra la euforia y la analgesia. La dependencia que se produce es tanto física como psíquica. Cuando el uso de alcohol se hace crónico se producen los siguientes efectos: úlceras, agresividad, ideas delirantes, hemorragias, gastritis, etc.